Hola hello ciao salut

Idiomas en familia: como ayudar a tus hijos a ser bilingües (I)

Date: 22/11/2017 Posted by: funfam In: Uncategorized

Con anterioridad os hablábamos de como podíais involucraros en el aprendizaje de idiomas de los niños. Ahora, nos gustaría ir un poco más allá y hablaros de la tendencia de practicar idiomas en familia.
Cada vez más familias, conscientes de todos los beneficios del bilingüismo, toman la decisión de introducir una segunda lengua (L2) en sus rutinas y actividades familiares. Una aventura que requiere de preparación, esfuerzo y mucha motivación para llevarla a buen puerto pero que, sin lugar a dudas, puede dar buenos resultados.
Idiomas en familia

VENTAJAS

Introducir otros idiomas en el hogar permite una interacción directa e interactiva, fundamental para el desarrollo lingüístico. 30 minutos jugando juntos empleando una L2 son más eficaces que 1 hora de cualquier contenido multimedia, simplemente porque los idiomas se aprenden realmente con la práctica e interactuar con otra persona facilita la asimilación.
Hablar una L2 en casa hace que ese idioma forme parte de su vida, que se empleen expresiones rutinarias, vocabulario del día a día que poco tiene que ver con lo que aprenden en las aulas, por lo que haremos ese idioma más real, auténtico, algo que es importante aprender.
Además, que esa persona con la que se comunican en la L2 sea otro miembro de la familia también tiene una gran efecto en la motivación de los niños hacia el aprendizaje y si se trata de un progenitor que es el modelo de referencia, mejor que mejor.
Practicar idiomas en casa no solo tiene beneficios para los niños, si no que los adultos involucrados en el proyecto de bilingüismo también irán mejorando su competencia ya que, aunque empleen esa L2 en otros contextos, las actividades que realizamos con los niños requieren de un vocabulario y expresiones distintos que iremos adquiriendo con el tiempo y la práctica.

CUÁNDO EMPEZAR

Cuanto antes mejor, los niños pequeños tienen una gran plasticidad cerebral que les permite aprender cualquier idioma, si son correctamente estimulados, sin esfuerzo. Sin embargo, este va aumentando conforme crecemos y el cerebro pierde plasticidad, lo que tampoco lo hace imposible, simplemente cuesta mas.
Hay muchos mitos en torno al bilingüismo desde la infancia pero lo cierto es que el cerebro infantil tiene una gran capacidad y no afecta a su desarrollo el que le hablemos en más de una lengua. Aunque al principio mezclen los idiomas no quiere decir que luego no vayan a saber diferenciarlos, simplemente están adquiriendo ambas lenguas al mismo tiempo y toman términos de las dos para referirse a diferentes cosas. 
Empezar pronto también nos permite a nosotros ir adquiriendo vocabulario y expresiones conforme crecen, ir ganando confianza y mejorar nuestras habilidades para el momento en el que empecemos a tener conversaciones con ellos.
Todo esto no quiere decir que si queremos empezar con niños ya en la etapa infantil, primaria o secundaria no podamos, ni mucho menos, cualquier momento es bueno, solo que habrá que hablarlo con ellos y explicarles que en casa va a cambiar algo la forma de comunicaros entre vosotros, y abordarlo de tal manera que les resulte atractivo y divertido. Siempre podéis decir que queréis mejorar vuestra competencia en otro idioma y que queréis su ayuda, de esa manera se sentirán útiles e importantes y les motivaremos para involucrarse.

COMO HACERLO

Hay tres diferentes métodos de crianza bilingüe:
  1. OPOL (One Parent One Language) es el método habitual en parejas mixtas en el cual cada progenitor se dirige a los niños en su lengua nativa, por lo que los niños adquieren ambas lenguas a igual ritmo en el hogar.
  2. ML@H (Minority Language at Home) consiste en emplear en el hogar la L2 para comunicarse entre los miembros de la familia.
  3. TIME AND PLACE, esta técnica consiste en emplear la L2 en el hogar en determinados momentos, como la hora del cuento, en la cena o en los ratos de juego o tele en familia.

QUÉ MÉTODO ELEGIR

Los dos primeros métodos son los habituales en la parejas mixtas o residentes extranjeros aunque también pueden ser adoptados por padres no nativos con un buen nivel de la L2 y una alta motivación. No debemos olvidar que estos métodos requieren para los padres no nativos de la lengua objetivo que toda la comunicación con los niños no sea en la lengua nativa, lo que supone un gran esfuerzo por parte del progenitor que tome este rol que también verá limitada su capacidad de comunicación en determinadas circunstancias.
El último método, Time and Place, nos permite ir avanzando paulatinamente conforme ganamos confianza, añadiendo nuevas rutinas y momentos en los que emplear la L2, por supuesto el tiempo de exposición es menor pero se puede combinar con otras actividades, como el colegio bilingüe, una academia u otras actividades en la L2 que completen la exposición en el hogar.
A la hora de elegir el método que vamos a emplear en vuestro hogar hay que tener en cuenta diferentes aspectos:
  1. Son estrategias a largo plazo, que hay que mantenerlas en el tiempo, la adquisición de una lengua es un proceso largo que requiere de dedicación y paciencia.
  2. Vuestra motivación para hacerlo ¿estáis seguros de que vais a ser constantes y no os vais a cansar?
  3. Vuestro nivel de la lengua que queráis introducir en el hogar. Aunque no creemos que sea necesario ser nativo ni bilingüe cuanto menor sea nuestro conocimiento de la L2 que queramos introducir, mayor será el esfuerzo que tendremos que hacer y más tiempo de preparación y estudio le tendremos que dedicar.
  4. No hay que tener vergüenza. Esa vergüenza tan española para hablar otros idiomas en público la tenemos que olvidar. Si queremos emprender esta aventura no podemos evitar hablarles en la L2 en el parque, el supermercado o por la calle, es más conoceréis gente con inquietudes parecidas en la que os podéis apoyar, e incluso llegar a crear grupos de juego.
  5. Los recursos con los que contáis. Con recursos nos referimos a todo (academia, centro escolar, actividades complementarias, libros y otros materiales) y todas las personas con las que podéis contar (profesores y tutores privados, familiares y amigos nativos, bilingües o residentes en el extranjero).
  6. No hay que agobiarse ni forzar. Ni los adultos nos debemos agobiar, si la situación nos supera habrá que revisar nuestra estrategia, ni tenemos que forzar a los niños a que se comuniquen en la L2 porque les puede llevar al rechazo.

¿Qué método escogeríais?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura e idiomas en familia

Encuéntranos en

Escucha nuestra selección musical

Descubre nuestro Pinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies